Hace unos días, estaba tomando unas cervezas con unos amigos y empezamos a hablar sobre la cantidad de problemas que suelen tener las empresas y como actuar sobre ellos.

No nos poníamos de acuerdo sobre la mejor forma de evitarlos, pero todos teníamos claro que las 8 disciplinas de la calidad son las mejores pautas para enfocarlos, analizarlos, buscar una solución efectiva y garantizar que no se repitan.

Es inevitable que una empresa, por muy grande o pequeña que sea, no tenga problemas en algún momento de su desarrollo, pero seguir estos simples pasos pueden hacer que esos problemas no tengan graves consecuencias.

Se puede considerar un problema a todo aquel resultado diferente al esperado y no satisfactorio.

Es importante mencionar que en muchas ocasiones el resultado visible, o lo que aparentemente identificamos como un problema, es en realidad un síntoma o el resultado final y no el problema en sí.

Por ejemplo, una pieza templada que no tiene la dureza deseada no es un problema, sino el resultado de algún error en el proceso de templado que hay que identificar, localizar y solucionar.

Las 8 disciplinas de la calidad son:

1 – Establecer un equipo de trabajo destinado a solucionar el problema:

Se ha de formar un equipo de investigación compuesto por trabajadores cualificados que conozcan el alcance del problema y a que sectores afecta. Este equipo ha de tener un líder que se ocupe de dirigirlo, marcar el orden de trabajo, los pasos a seguir y coordinar las labores del resto de los miembros.

2 – Definir el problema:

En esta etapa se trata de definir el problema de la manera mas rápida posible, sin profundizar en sus causas y sin evaluar sus síntomas. Preguntar a los trabajadores relacionados con él sobre donde está sucediendo, cómo lo identificaron o cuando comenzó.

3 – Contener el problema:

Básicamente consiste en poner un «parche» al problema. Una solución que le permita al equipo ganar tiempo y poder seguir investigando los motivos principales y como solucionarlos sin que afecten en mayor medida a la empresa. En muchos casos este «parche» puede ser parte de la solución final.

4 – Analizar la causa Raíz:

Podemos considerar este proceso como una continuación a definir el problema.

En este punto se deben investigar a fondo las causas por las que se ha producido y analizar todos sus síntomas.

Una vez aplicada la solución temporal ya se puede dedicar mas tiempo a profundizar en la situación y analizar datos y testimonios para poder llegar a la solución final.

5 – Buscar soluciones definitivas:

Una vez descubierto el problema, sus causas y su alcance se deben proponer soluciones que garanticen su eliminación de una manera definitiva.

Todas las posibles soluciones deben ser estudiadas, analizadas y probadas para garantizar que funcionan correctamente y que no causarán nuevos problemas, o en el caso de que los puedan causar, buscar por adelantado una solución a la nueva situación.

6 – Implementar y validar soluciones:

Una vez investigadas y desarrolladas las posibles soluciones al problema se han de llevar a cabo.

Durante este paso es necesario instaurar algún sistema de medición o control que nos permita garantizar que esta solución es totalmente efectiva.

7 – Prevenir que se repita el problema:

En este paso se han de valorar los sistemas que son necesarios implementar en la empresa para garantizar que el problema no se vuelve a repetir.

8 – Dar por solucionado el problema y reconocer el trabajo del equipo:

Es en esta disciplina cuando finalmente se da por resuelto y auditado el problema.

En este momento se analiza el trabajo del equipo y se valoran las contribuciones de cada miembro y el resultado final del trabajo.

Posiblemente esta sea la etapa mas importante de todas las disciplinas ya que es en ella en la que se analiza la información obtenida de forma que se puedan extrapolar sus resultados a otros departamentos y sectores de la empresa.

En resumen, las 8 disciplinas de la calidad son:

  • 1 – Establecer un equipo destinado a solucionar el problema.
  • 2 – Definir el problema.
  • 3 – Contenerlo.
  • 4 – Analizar las causas.
  • 5 – Buscar soluciones.
  • 6 – Implementar y validar las soluciones.
  • 7 – Prevenir que se repita.
  • 8 – Darlo por solucionado y reconocer el trabajo del equipo.

Seguir estos simples pasos harán que cualquier problema, independientemente de su tamaño y del sector en el que se produzca se pueda resolver de una forma sencilla, directa y sin gastos innecesarios.

No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos – Albert Einstein

 Muchas gracias por vuestro tiempo.

Las 8 disciplinas de la calidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: