A pesar de que suene a calamar gigante, en realidad el Kaizen es una filosofía de trabajo nacida en Japón y mucho mas aplicada en la vida diaria de lo que la gente se imagina. Y he dicho bien, filosofía no metodología.

Para dejar esto claro desde el principio y que no se confunda el Kaizen con una metodología de trabajo podemos escribir que la diferencia entre metodología y filosofía reside en la base en la que se sustentan y el objetivo que pretenden alcanzar.

“Una filosofía parte de un compromiso y una disciplina y pretende llegar a un objetivo en constante evolución. En cambio, una metodología parte de unos principios lógicos y pretende alcanzar un objetivo medible y definido de una manera técnica o científica”.

Una vez dejado esto claro vamos a ver que es realmente el Kaizen.

La palabra Kaizen viene del japonés y se traduce como mejora continua.

Su interpretación transmite la ideología de no desaprovechar ningún día sin tratar de ser mejor en algo, por muy poco que sea.

Si aplicamos esto a la industria actual, lo que el Kaizen pretende conseguir es una mayor calidad en el resultado y unos menores costes de inversión, algo que logra a base de analizar los posible problemas de la organización y optimizar los procesos productivos que se llevan a cabo.

Algunas de las herramientas con las que cuentan las organizaciones para desarrollar el Kaizen son los diagramas de Ishikawa y Pareto, los histogramas y como es lógico el tan conocido ciclo de Deming (PDCA) ya que al ser un proceso en constante evolución solo se puede definir con un ciclo de mejora que nunca se da por terminado.

Es muy importante a la hora de aplicar la filosofía Kaizen tener en cuenta la experiencia de los trabajadores ya que son ellos los que mejor van a ver las posibles mejoras y antes van a darse cuenta de las consecuencias de las decisiones que se tomen. Es por este motivo que su participación en los quipos de trabajo que estén analizando una situación de mejora debe de ser primordial.

Ya para terminar, algunos ejemplos cotidianos que casi todos hemos hecho y que implican la filosofía Kaizen son cambiar nuestra alimentación por una mas sana o hacer deporte para sentirnos mejor. Estos dos ejemplos comienzan con un simple gesto (dejar de comer azúcar o salir a caminar) y van avanzando en el tiempo para mejorar cada vez mas nuestra situación.

“La filosofía Kaizen nos enseña a no subestimar el impacto de lo simple. La suma de pequeños aportes constituye una gran mejora.”

Muchas gracias por vuestro tiempo.

¿Qué es el Kaizen?
Tagged on:         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: