Todos los que estamos relacionados con el mundo de la producción hemos oído hablar de Henry Ford y de su revolucionario cambio en la metodología de producción de principios del siglo XX, consiguiendo cambiar el tradicional sistema de producción artesanal por uno nuevo denominado de producción “en masa”.

Analizando este cambio y buscando algo de información sobre como consiguió esta transformación industrial, lo primero que encontramos es lo que para muchos se considera su mayor éxito, la cadena de montaje móvil.

En ella se cambia una metodología de trabajo en la que el ensamblador tiene que desplazarse por la fábrica para realizar sus tareas por otra en la que se coloca el vehículo delante de su puesto de trabajo, consiguiendo así una mayor disciplina laboral, una mano de obra mas rápida de formar y un menor tiempo de transporte de piezas. Todo un logro con el cual se consiguió reducir los tiempos de cada ciclo de trabajo de un montador de 2,3 minutos a 1,19 minutos.

No obstante este no es su mayor éxito.

El verdadero gran logro de Henry Ford, y lo que realmente le hizo ser uno de los mayores revolucionarios de los procesos industriales fue conseguir la total intercambiabilidad de piezas y su fácil montaje dentro de los procesos de fabricación.

Anteriormente, en la producción artesanal, cada pieza se fabricaba, se endurecía, se repasaba y por último un ensamblador la ajustaba al vehículo en el que se iba a montar. Esto hacía que una pieza de un determinado vehículo no sirviera para otro ya que no tenían las mismas dimensiones ni los mismos ajustes. El éxito de Henry Ford consistió en aprovecharse de las nuevas máquinas y herramientas de la época para cambiar este proceso de fabricación, consiguiendo una medidas finales totalmente estandarizadas que permitían la intercambiabilidad de las piezas en diferentes vehículos, pudiendo así ajustar al máximo el tiempo de montaje.

Este cambio hizo que cada ensamblador pasara de invertir 512 minutos en un ciclo de trabajo hasta tan solo 2,3 minutos, reduciendo enormemente los tiempos de fabricación de cada vehículo.

Podemos resumir diciendo que el mayor éxito de Henry Ford fue el de conseguir que todas las piezas que se necesitaban para la fabricación de sus automóviles se fabricaran con las mismas medidas y una tolerancia mínima que les permitiera su intercambiabilidad y fácil montaje para así reducir al mínimo los tiempos de construcción.

Muchas gracias por vuestro tiempo.

El mayor éxito de Henry Ford

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: