En muchas ocasiones nos ponemos a trabajar pensando en todo lo que tenemos que hacer y en el poco tiempo que tenemos para hacerlo, y antes de empezar ya nos sentimos agobiados y presionados por no poder alcanzar los objetivos fijados. Una de las mejores fórmulas para evitar esta situación es emplear el principio de Eisenhower, o lo que es lo mismo, la matriz Urgente/Importante, una sencilla herramienta con la que podemos ver como hay ciertas tareas que son mas importantes que otras y que hay determinadas urgencias que no corren tanta prisa como parece.

Lo que es importante pocas veces es urgente y lo que es urgente pocas veces es importante – Dwight D. Eisenhower.

Empezaremos definiendo los conceptos claves:

  • Urgente: Toda aquella tarea que requiere de una atención inmediata.
  • Importante: Toda aquella tarea que te acerca al logro de los objetivos.

Lo importante es todo lo que tiene que ver con nuestro futuro, y lo urgente lo que corresponde al día al día – Stephen Covey.

Para entender como utilizar esta matriz empezaremos por hacer una lista con todas las tareas que tenemos que realizar y las puntuaremos del 1 al 5 en función de su urgencia y de su importancia.

A continuación colocamos cada actividad en la matriz en función de su nivel de urgencia e importancia y analizamos los resultados según su posición.

Urgente e importante: Suelen estar situadas las primeras de la lista y pueden ser o bien imprevistos o bien tareas que hemos dejado para última hora. La mejor forma de enfrentarse a este tipo de situaciones es mejorando la disciplina y «no dejando para mañana lo que se pueda hacer hoy» y comprendiendo que los imprevistos existen y siempre es necesario trabajar con los suficientes márgenes de tiempo que nos permitan actuar bajo una situación inesperada. Conclusión: HAZLO YA.

Urgente y no importante: También llamadas interrupciones. Para enfrentarse a este tipo de situaciones es necesario saber delegar y organizar un determinado tiempo para atender todas estas situaciones. Conclusión: DELEGA.

No urgente e importante: Son tareas que resultan importantes para conseguir nuestros objetivos y en las que debemos invertir tiempo para llevarlas a cavo, impidiendo que se vuelvan urgentes. Conclusión: PLANIFICA.

No urgente y no importante: O mas conocidas como distracciones. Este tipo de actividades es necesario evitarlas lo mas posible y mandarlas directamente a la papelera. Conclusión: NO LO HAGAS.

La priorización es una habilidad para sacar el máximo partido de nuestro esfuerzo y de nuestro tiempo.

Muchas gracias por vuestro tiempo.

El principio de Eisenhower

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: